Me siguen!!!!!! GRACIAS!!!

NO !!! A LAS MINAS A CIELO ABIERTO

NO !!! A LAS MINAS A CIELO ABIERTO
NO A LA CONTAMINACION DE LA CORDILLERA DE LOS ANDES

domingo, 1 de mayo de 2016

CAMINOS A LA LIBERTAD

CAMINOS A LA LIBERTAD
.

Un puñado de semillas sagradas que atesoré
 y sembré años después
 
.
 
"Desde niños mis sueños eran tan grandes como grandes podían ser. Intentaron apocarlos con cada técnica habida: colegios, reprimendas, psicólogos, sacerdotes, ejemplos y hasta algunos golpes. Los años y los grandes tropezones fueron llenando mi alma de cicatrices cosidas con agujas de colchón. Así cada puntada de hilo grueso marcó un nuevo paso, un sembradío hacia una libertad pagada a peso oro.
 
Creo que a los 18 ya era un hombre mayor. Algo humano iluminó mi andar, la música de Dylan, los acordes de Luis Alberto, la libertad de una adolescencia que parecía gastada, ultrajada por la extrema libertad. Pero había una luz dentro de mí que era clara; había algo incontaminable, algo que cuidé como un tesoro. No sé si fui yo quien lo ordenó.
 
Siento que fueron mis padres los que me otorgaron a sabiendas un puñado de semillas sagradas. Eran las raíces de las flores de mi madre y las fórmulas impertérritas de la física, química y matemática de mi padre expresadas en sus fórmulas algebraicas de papel cuadriculado y lápiz, lo recuerdo en su mesa de trabajo sobre el lago Moreno, mirando las cumbres de los cerros López, Ventana, Goye, Capilla, Millaqueo, que son algunos de los sombreros que circundan el Llao Llao. Allí, llenaba resmas enteras de papeles haciendo fórmulas.
 
Estas semillas las atesoré y sembré muchos años después. El había decidido a los trece años estudiar física, a la misma edad que yo decidí inclinarme por una inmensa libertad. Somos germanos, metódicos y obsecados.
 
Así crecí. No sé si fue la mujer que se sacó el bustier - su torso esculpido y desnudo, sus senos blanquecinos que acariciaban la luna -, sentada con su amante en la elegante noche de candelabros y susurros del restaurante de París, donde yo, aprendiz, en la sala de gueridón, terminaba de agregarle salsa a una hermosa rodaja de coulibiac, con mi sombrero de media altura y mis escasos años, mis ojos abiertos con admiración mientras el maitre la cubría con un mantel de presagioso damasco blanco. Aquella nota de irreverencia, ese acto de libertinaje, me hizo caminar solo por las calles hasta el amanecer, cuando toqué el timbre de Anioushka, mi amante esporádica, que me recibía en su buhardilla, donde camisones, estantes, cama, tina y sillones me hablaban desde el decoro amarillento de antiguos encajes de Flandes. La besaba hasta el mediodía, sus enormes labios rojos carmín, luego tomando café con anteojos negros en el café de Flore.
 
O si fue unos días después, cuando entré por primera vez en el Museo Delacroix, en la pequeña plaza Fürstenberg, y ví sus cuadros,, tigres y medusas en la pequeña sala de su atelier enfrentado al jardín adusto y sombreado, atizados mis ojos por los rasgos del pincel, sus caballos, con cada músculo erguido en las batallas del andar. Creía entonces poder poder entrar en los sueños del pintor. Aquella casa - museo ha sido un lugar recurrente en mi vida, sus escaleras y el puente que llega a su estudio.
 
O fue aquella noche reciente, cuando humildemente me arrodillé en la arena de la playa de José Ignacio, los ojos en lágrimas para cocinarle un pescado a la plancha a Ronnie Wood, sentado a mi lado con su guitarra, hastío, simpatía y aguda ironía. Los Stones fueron pilares de mi moral adolescente.
 
O fueron las saetas de Semana Santa en Sevilla, que hacen parar a los costaleros que llevan las imágenes en la procesión con sus cantos mientras el silencio toma en respetos las calles de la Giralda, entre azahares y cañas de bares. Las doñas espontáneas y arrojadas de voz y sentir se hacen escuchar a capella.
 
Recuerdos de una vida plena."
 
.
 
.
Tierra de Fuegos
 
Publicado en la Revista del Diario La Nación, En el Mercado, Corresponsal del buen vivir.
 
 
 
 
 
 
 
 

10 comentarios:

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Paso a dejarte un saludo.

ALMA dijo...

Gracias Cecilia querida!!

RECOMENZAR dijo...

Me gusta lo que he leido

Fernando dijo...

Qué bonito, Alma.

Me alegró la mención a Sevilla.

Confieso que no sé quién es el señor que narra su vida.

Y lo que más me gustó es la idea de que los padres siembran semillas que pueden germinar muchos años después: uno hace su vida, puede alejarse mucho, pero años después vuelve a vivir cosas que le inculcaron en la infancia y la juventud. Nunca hay que desesperar con la gente joven.

ALMA dijo...

Recomenzar: Bienvenida! gracias por tu visita. Nos estamos leyendo.



Fernando: Me encantó este texto, razón por la cual me pareció interesante publicarlo.

Me he dado cuenta que no has ido al último enlace, que está sobre el nombre del autor: Francis Mallmann, quien es un reconocido chef a nivel nacional (argentino) e internacional y comparte no solo recetas deliciosas, sino también textos profundos como este. Me alegra que ge haya gustado.

RosaMaría dijo...

Qué maravilla de texto! Abrazos agradecidos...

Inma_Luna dijo...

Muy bueno y mi Sevilla salió gracias.
Besitos

ALMA dijo...

RosaM, gracias, gracias por los abrazos.

Inma, me alegra por tu Sevilla.

HeladoDeNubes dijo...

hermoso lo que has escrito
genra emocion y atencion por cada letra
te sigo
estoy con algo nuevo que he empezado a escribir me gustaría que pasaras por mi blog y me dieras tu opinión. un besito

ALMA dijo...

HELADO, allá voy