Me siguen!!!!!! GRACIAS!!!

NO !!! A LAS MINAS A CIELO ABIERTO

NO !!! A LAS MINAS A CIELO ABIERTO
NO A LA CONTAMINACION DE LA CORDILLERA DE LOS ANDES

martes, 31 de mayo de 2016

LOCURAS


LOCURAS 
.

.

Cada vez que ella pasaba por los ventanales que daban a su oficina, él levantaba los ojos del trabajo que tenía entre manos y la miraba.

La miraba y admiraba de lejos, desconocía su nombre, desconocía en que piso y en que sección trabajaba. Imaginaba que tendría un buen perfume, que tendría las manos arregladas, que sería casada, o divorciada, tal vez solterona.... Eso - pensó - debe ser solterona! porque? siempre camina muy derecha, con pasos vivos, nunca se la ve ni despeinada ni de mal humor, siempre impecable, maquillada, con los labios pintados sin exagerar, no debe tener otra cosa que hacer y por eso se dedica tanto a su aspecto personal.

Luego de estas cavilaciones volvía a sus cálculos financieros y así por varios días que formaron años de ilusionarse solo al verla.

Con el tiempo ambos fueron haciéndose mayores, ella ya era cuarentona y él un poco menos. El azar hizo que cruzaran algunas frases, protocolares y sin mayor importancia. El no se la pudo sacar de la cabeza y se dijo a si mismo que tendría que buscar la forma de acercarse a ella.

Comenzó a buscar cosas de trabajo o consultas o hacerse amigo de los muchachos que compartían el trabajo con ella. El futbol le dió una mano y así poco a poco se acercó a ella, agazapado como un gato, con sus garras afiladas.

Ella? ni enterada, solo lo saludaba con cortesía y mas de una vez él se descubrió dando vueltas sobre sí mismo, como un trompo, tratando de hilvanar alguna frase del momento, mientras ella hacía caso omiso a su charla.

Estos desplantes involuntarios por parte de ella, no hicieron mella en él, siguió mirándola y tratando de descubrir sus curvas que se ocultaban debajo del traje sastre obligatorio que proveía la empresa en la cual laboraban .

De a poco siguió su camino hacia ella y al cabo de un largo tiempo ya intercambiaban algún diálogo de comoestá? hacefrioyllueve,cuidese! graciashastamañana.

Así eran los díalogos, casí monosilábicos en ambos, sin dar lugar a una pausa para poder meter un bocadillo.

Un día, no recuerda a raíz de que hecho sucedido en la empresa, se le permitió a los empleados concurrir a trabajar, sin la rigidez del uniforme sastre y cada uno podía elegir entre su vestuario algo cómodo, manteniendo el recato.

Fue ese día que ella apareció en pantalones y con una camisa con flecos, estilo country, con su pelo suelto y una actitud que la hacía mas joven de lo que en realidad era, dejándolo a él sin aliento. Ese día ella advirtió que él la miraba con cara de lobo hambriento y le pregunto a boca de jarro: ud que mira?

De ahí en mas comenzaron a hablar, manteniendo las distancias. El pudo saber que ella era felizmente casada - para su asombro - y que tenía una gran familia de la que estaba orgullosa. No se la imaginaba limpiando narices ni fregando el baño, en fin....

Por su parte él andaba picoteando por lugares varios sin tener un nido fijo por mucho tiempo. Ella lo supo y tal vez se lo habrá contado a sus amigas?
 
El tiempo pasó, él dejó la empresa que compartían sin antes asegurarse de tener muy bien agendado el teléfono de la chica en cuestión, así los mensajes de texto iban y venían de un teléfono a otro.
 
En un encuentro casual en la calle, él le presentó a su novia, con la cual convivía. Ella se mostró muy cariñosa y amable hacia la chica que ocupaba su corazón. En cuanto se alejó, su novia le enrostro: "a vos esa señora te gusta, verdad?"

No pudo negarlo, ni lo niega hoy en día, donde él ya va camino a ser abuelo y ella disfruta su jubilación haciendo delicias para la familia.

Ella disfruta su tiempo libre caminando al sol, cuchicheando con sus amigas y amigos, disfrutando los besos llenos de caramelo y mocos que le dan sus nietos y teniendo tiempo para todos

Su casa es un lugar de encuentro, su cocina huele a sopa de verduras y budín de naranjas. Ella siempre quiso esos perfumes para su vejez, desde que leyó en alguna historia que a una ex primera dama americana, la recuerdan por los aromas de sus pasteles que inundaban la casa blanca  y suspira mientras sabe secretamente que en ese punto se une a aquella anciana dama.

Por las noches, desde hace años recibe en su moderno teléfono móvil mensajes de un caballero que le asegura que desde que la conoció la admira y no desearía otra cosa que estar a su lado.

Ella lee los mensajes, sonríe y responde con evasivas . Así casi siempre, aunque a veces dan riendas sueltas a sus locuras y sus pasiones.

Ella reconoce que ya es casi una anciana, aunque su piel y su aspecto no lo demuestren, y no se siente culpable cuando alguna vez se levanta la parte de arriba de su pijama de colores y fotografía su torso desnudo, iluminado por el velador de su dormitorio y envía la imagen al caballero que esta del otro lado.

La primera véz, él respondió con una imagen de alto voltaje erótico. Ella sonrió y borró inmediatamente la foto, apagó el teléfono y lo guardó en un cajón, lejos de todo y de todos,  por la dudas mientras pensaba en sus nietos.

No pudo conciliar el sueño porque vinieron a visitarlas las culpas y el temor que pacientemente le supieron inculcar las mujeres mayores, las monjas y maestras que siempre le recordaban que si tenía pensamientos o actitudes pecaminosas, las siete plagas arreciarían contra ella.

Luego, con calma disfruta que le pase esto a ella...... si no es ahora cuando? En secreto, con la mano que les da la tecnología se unen apasionadamente, locamente, furiosamente por las noches...... hasta cuando? quien sabe hasta cuando.
 

5 comentarios:

Fernando dijo...

Qué bonito, Alma querida.

Me hizo gracia que él pensara que ella era solterona por ir muy bien arreglada. Conozco casadas o viudas que gastan horas en arreglarse y solteronas muy dejadas ("¿ya para qué?").

Es muy interesante la obsesión callada durante años que él tuvo por ella. Me recordó una de mis novelas favoritas, "El amor en los tiempos del cólera", de García Márquez.

Ay, esos amores en el trabajo... No siempre acaban bien.

Me hizo gracia el uso de "recato" como "bien vestido". En España sólo se usa como equivalente a "decente, sin exhibicionismo".

Qué astuta la novia. Las mujeres siempre tenéis un 6º sentido, mayor capacidad de deducción.

Al final no queda claro si ambos eran ya viudos o no. Quizá lo quisiste dejar en la penumbra y que cada uno imagine lo que quiera.

Muy bonito texto, Alma. Valió la pena la espera.

Gizela dijo...

Precioso!!!
Felicitaciones, me encantó leerte Un tema muy actual y además supiste mantener el interés hasta el final

Besossssssss

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Mi querida Alma:
Solo paso a decirte que por mi delicada salud me veo obligada a descansar quiera o no, una larga temporada. Nos vemos en octubre si estoy mejor y reza por mí.
Te dejo un beso de ternura hasta entonces
Sor. Cecilia

RECOMENZAR dijo...

sos genial con tus escritos
un abrazo con brisa de mar

ALMA dijo...

FERNANDO, has hecho que casi me desmaye, pero si te hice recordar una de tus novelas favoritas.... valió la pena el golpazo, ja!

Y si, a veces las mujeres tenemos lo que llaman intuición femenina o 6to. sentido, bah!!

A mi no me gustan los finales abiertos, pero esta vez me pareció oportuno que cada cual ponga o imagine el final que le guste.

Gracias amigo por tu comentario


GIZELA, es un elogio para mí tu comentario, GRACIAS!!!


SOR CECILIA, nos estamos comunicando querida mía. Cuenta con mis oraciones, claro que sí.

RECOMENZAR, bienvenida al Almacén y muchas gracias, nos estamos leyendo