Me siguen!!!!!! GRACIAS!!!

NO !!! A LAS MINAS A CIELO ABIERTO

NO !!! A LAS MINAS A CIELO ABIERTO
NO A LA CONTAMINACION DE LA CORDILLERA DE LOS ANDES

martes, 31 de mayo de 2016

LOCURAS


LOCURAS 
.

.

Cada vez que ella pasaba por los ventanales que daban a su oficina, él levantaba los ojos del trabajo que tenía entre manos y la miraba.

La miraba y admiraba de lejos, desconocía su nombre, desconocía en que piso y en que sección trabajaba. Imaginaba que tendría un buen perfume, que tendría las manos arregladas, que sería casada, o divorciada, tal vez solterona.... Eso - pensó - debe ser solterona! porque? siempre camina muy derecha, con pasos vivos, nunca se la ve ni despeinada ni de mal humor, siempre impecable, maquillada, con los labios pintados sin exagerar, no debe tener otra cosa que hacer y por eso se dedica tanto a su aspecto personal.

Luego de estas cavilaciones volvía a sus cálculos financieros y así por varios días que formaron años de ilusionarse solo al verla.

Con el tiempo ambos fueron haciéndose mayores, ella ya era cuarentona y él un poco menos. El azar hizo que cruzaran algunas frases, protocolares y sin mayor importancia. El no se la pudo sacar de la cabeza y se dijo a si mismo que tendría que buscar la forma de acercarse a ella.

Comenzó a buscar cosas de trabajo o consultas o hacerse amigo de los muchachos que compartían el trabajo con ella. El futbol le dió una mano y así poco a poco se acercó a ella, agazapado como un gato, con sus garras afiladas.

Ella? ni enterada, solo lo saludaba con cortesía y mas de una vez él se descubrió dando vueltas sobre sí mismo, como un trompo, tratando de hilvanar alguna frase del momento, mientras ella hacía caso omiso a su charla.

Estos desplantes involuntarios por parte de ella, no hicieron mella en él, siguió mirándola y tratando de descubrir sus curvas que se ocultaban debajo del traje sastre obligatorio que proveía la empresa en la cual laboraban .

De a poco siguió su camino hacia ella y al cabo de un largo tiempo ya intercambiaban algún diálogo de comoestá? hacefrioyllueve,cuidese! graciashastamañana.

Así eran los díalogos, casí monosilábicos en ambos, sin dar lugar a una pausa para poder meter un bocadillo.

Un día, no recuerda a raíz de que hecho sucedido en la empresa, se le permitió a los empleados concurrir a trabajar, sin la rigidez del uniforme sastre y cada uno podía elegir entre su vestuario algo cómodo, manteniendo el recato.

Fue ese día que ella apareció en pantalones y con una camisa con flecos, estilo country, con su pelo suelto y una actitud que la hacía mas joven de lo que en realidad era, dejándolo a él sin aliento. Ese día ella advirtió que él la miraba con cara de lobo hambriento y le pregunto a boca de jarro: ud que mira?

De ahí en mas comenzaron a hablar, manteniendo las distancias. El pudo saber que ella era felizmente casada - para su asombro - y que tenía una gran familia de la que estaba orgullosa. No se la imaginaba limpiando narices ni fregando el baño, en fin....

Por su parte él andaba picoteando por lugares varios sin tener un nido fijo por mucho tiempo. Ella lo supo y tal vez se lo habrá contado a sus amigas?
 
El tiempo pasó, él dejó la empresa que compartían sin antes asegurarse de tener muy bien agendado el teléfono de la chica en cuestión, así los mensajes de texto iban y venían de un teléfono a otro.
 
En un encuentro casual en la calle, él le presentó a su novia, con la cual convivía. Ella se mostró muy cariñosa y amable hacia la chica que ocupaba su corazón. En cuanto se alejó, su novia le enrostro: "a vos esa señora te gusta, verdad?"

No pudo negarlo, ni lo niega hoy en día, donde él ya va camino a ser abuelo y ella disfruta su jubilación haciendo delicias para la familia.

Ella disfruta su tiempo libre caminando al sol, cuchicheando con sus amigas y amigos, disfrutando los besos llenos de caramelo y mocos que le dan sus nietos y teniendo tiempo para todos

Su casa es un lugar de encuentro, su cocina huele a sopa de verduras y budín de naranjas. Ella siempre quiso esos perfumes para su vejez, desde que leyó en alguna historia que a una ex primera dama americana, la recuerdan por los aromas de sus pasteles que inundaban la casa blanca  y suspira mientras sabe secretamente que en ese punto se une a aquella anciana dama.

Por las noches, desde hace años recibe en su moderno teléfono móvil mensajes de un caballero que le asegura que desde que la conoció la admira y no desearía otra cosa que estar a su lado.

Ella lee los mensajes, sonríe y responde con evasivas . Así casi siempre, aunque a veces dan riendas sueltas a sus locuras y sus pasiones.

Ella reconoce que ya es casi una anciana, aunque su piel y su aspecto no lo demuestren, y no se siente culpable cuando alguna vez se levanta la parte de arriba de su pijama de colores y fotografía su torso desnudo, iluminado por el velador de su dormitorio y envía la imagen al caballero que esta del otro lado.

La primera véz, él respondió con una imagen de alto voltaje erótico. Ella sonrió y borró inmediatamente la foto, apagó el teléfono y lo guardó en un cajón, lejos de todo y de todos,  por la dudas mientras pensaba en sus nietos.

No pudo conciliar el sueño porque vinieron a visitarlas las culpas y el temor que pacientemente le supieron inculcar las mujeres mayores, las monjas y maestras que siempre le recordaban que si tenía pensamientos o actitudes pecaminosas, las siete plagas arreciarían contra ella.

Luego, con calma disfruta que le pase esto a ella...... si no es ahora cuando? En secreto, con la mano que les da la tecnología se unen apasionadamente, locamente, furiosamente por las noches...... hasta cuando? quien sabe hasta cuando.
 

domingo, 1 de mayo de 2016

CAMINOS A LA LIBERTAD

CAMINOS A LA LIBERTAD
.

Un puñado de semillas sagradas que atesoré
 y sembré años después
 
.
 
"Desde niños mis sueños eran tan grandes como grandes podían ser. Intentaron apocarlos con cada técnica habida: colegios, reprimendas, psicólogos, sacerdotes, ejemplos y hasta algunos golpes. Los años y los grandes tropezones fueron llenando mi alma de cicatrices cosidas con agujas de colchón. Así cada puntada de hilo grueso marcó un nuevo paso, un sembradío hacia una libertad pagada a peso oro.
 
Creo que a los 18 ya era un hombre mayor. Algo humano iluminó mi andar, la música de Dylan, los acordes de Luis Alberto, la libertad de una adolescencia que parecía gastada, ultrajada por la extrema libertad. Pero había una luz dentro de mí que era clara; había algo incontaminable, algo que cuidé como un tesoro. No sé si fui yo quien lo ordenó.
 
Siento que fueron mis padres los que me otorgaron a sabiendas un puñado de semillas sagradas. Eran las raíces de las flores de mi madre y las fórmulas impertérritas de la física, química y matemática de mi padre expresadas en sus fórmulas algebraicas de papel cuadriculado y lápiz, lo recuerdo en su mesa de trabajo sobre el lago Moreno, mirando las cumbres de los cerros López, Ventana, Goye, Capilla, Millaqueo, que son algunos de los sombreros que circundan el Llao Llao. Allí, llenaba resmas enteras de papeles haciendo fórmulas.
 
Estas semillas las atesoré y sembré muchos años después. El había decidido a los trece años estudiar física, a la misma edad que yo decidí inclinarme por una inmensa libertad. Somos germanos, metódicos y obsecados.
 
Así crecí. No sé si fue la mujer que se sacó el bustier - su torso esculpido y desnudo, sus senos blanquecinos que acariciaban la luna -, sentada con su amante en la elegante noche de candelabros y susurros del restaurante de París, donde yo, aprendiz, en la sala de gueridón, terminaba de agregarle salsa a una hermosa rodaja de coulibiac, con mi sombrero de media altura y mis escasos años, mis ojos abiertos con admiración mientras el maitre la cubría con un mantel de presagioso damasco blanco. Aquella nota de irreverencia, ese acto de libertinaje, me hizo caminar solo por las calles hasta el amanecer, cuando toqué el timbre de Anioushka, mi amante esporádica, que me recibía en su buhardilla, donde camisones, estantes, cama, tina y sillones me hablaban desde el decoro amarillento de antiguos encajes de Flandes. La besaba hasta el mediodía, sus enormes labios rojos carmín, luego tomando café con anteojos negros en el café de Flore.
 
O si fue unos días después, cuando entré por primera vez en el Museo Delacroix, en la pequeña plaza Fürstenberg, y ví sus cuadros,, tigres y medusas en la pequeña sala de su atelier enfrentado al jardín adusto y sombreado, atizados mis ojos por los rasgos del pincel, sus caballos, con cada músculo erguido en las batallas del andar. Creía entonces poder poder entrar en los sueños del pintor. Aquella casa - museo ha sido un lugar recurrente en mi vida, sus escaleras y el puente que llega a su estudio.
 
O fue aquella noche reciente, cuando humildemente me arrodillé en la arena de la playa de José Ignacio, los ojos en lágrimas para cocinarle un pescado a la plancha a Ronnie Wood, sentado a mi lado con su guitarra, hastío, simpatía y aguda ironía. Los Stones fueron pilares de mi moral adolescente.
 
O fueron las saetas de Semana Santa en Sevilla, que hacen parar a los costaleros que llevan las imágenes en la procesión con sus cantos mientras el silencio toma en respetos las calles de la Giralda, entre azahares y cañas de bares. Las doñas espontáneas y arrojadas de voz y sentir se hacen escuchar a capella.
 
Recuerdos de una vida plena."
 
.
 
.
Tierra de Fuegos
 
Publicado en la Revista del Diario La Nación, En el Mercado, Corresponsal del buen vivir.
 
 
 
 
 
 
 
 

viernes, 1 de abril de 2016

2 de abril

.
 
.
 
 
" Desearía que hiciera llegar a la maestra de 3° “D” este mensaje para mis alumnos:

 
  A mis queridos alumnos de 3ro D:

 
 No hemos tenido tiempo para despedirnos y eso me ha tenido preocupado   muchas noches aquí en Malvinas, donde me encuentro cumpliendo mi labor de soldado: Defender la Bandera.

 
Espero que ustedes no se preocupen mucho por mi porque muy pronto vamos a estar juntos nuevamente y vamos a cerrar los ojos y nos vamos a subir a nuestro inmenso Cóndor y le vamos a decir que nos lleve a todos al país de los cuentos que como ustedes saben queda muy cerca de las Malvinas.

 
Y ahora como el maestro conoce muy bien las islas no nos vamos a perder.

 
Chicos, quiero que sepan que a las noches cuando me acuesto cierro los ojos y veo cada una de sus caritas riendo y jugando; cuando me duermo sueño que estoy con ustedes.

 
Quiero que se pongan muy contentos porque su maestro es un soldado que los quiere y los extraña.

 
Ahora sólo le pido a Dios volver pronto con ustedes.

 
Muchos cariños de su maestro que nunca se olvida de ustedes.

 

Afectuosamente


Julio "

.


-







.


Carta del maestro Julio Cao a sus alumnos
de la escuela N° 32 de Laferrere
.
 
El soldado Julio Rubén Cao (1961-1982) era maestro en una escuela de La Tablada, Pcia. de Buenos Aires.
 
Cumplió el servicio militar en el Regimiento de Infantería Motorizada III “General Belgrano” de Tablada y se enroló en forma voluntaria para luchar en Puerto Argentino. Murió en combate el 10 de junio. Estaba casado y no pudo conocer a su hija Julia María, que nació el 28 de agosto de ese año.

.


-

 
Fuente: http://www.perfi l.com/contenidos/2007/04/04/noticia_0019.HTML
 
*Aclaración: Se respetó la ortografía de la fuente


 

jueves, 24 de marzo de 2016

FELICIDADES

FELICES PASCUAS!!!
 
.
 
.
Por caprichos del almanaque coinciden fechas significativas a nivel personal, a nivel país y en la fe.
 
-
 
Este jueves Santo, en las celebraciones una vez mas me emocionaré con el lavado de pies, rezaré con el corazón en la mano por la memoria de mi abuelita Máxima, una india sabia que se llevó los secretos heredados de sus mayores, que le habían inculcado entre otras cosas la sapiencia necesaria para leer el cielo, que nos habla a través de las estrellas.
 
.
 
Hace 40 años que la abuelita Máxima brilla en el cielo. Hace 40 años comenzó la feroz dictadura militar en el país, dejando una herida enorme en toda la sociedad que aún no ha cerrado.
 
.
 
 
.
 
En esta Semana Santa, cada uno la vive de manera diferente según su creencia o su elección.
 
Personalmente tendré el corazón abrigadito por la fe e iluminado por la luz que me dejó encendida mi abuelita.
 
.
 
 
FELICES PASUAS!!!!!!!!!!
 
.
 
.
 

 
 


martes, 15 de marzo de 2016

Ojos celestes

OJOS CELESTES
 
.
 
.
 
.
 
Ella cosía en la vieja máquina que la abuela trajo en su baúl desde la lejana Italia. La máquina de coser era vieja, ella también estaba volviéndose vieja y malhumorada.
 
Mientras hacía ruedos y bastillas recordaba que alguna tuvo una piel fresca, lisa, que siguiendo la moda de la época, escondía sus pechos turgentes dentro de unos corpiños puntudos y armados que emulaban a un colador y usaba peluca a escondidas de su padre.
 
En esa época lo conoció a él. Se amaron a escondidas, se juraron amor eterno y soñaban con un casamiento, sencillito para no llamar la atención ya que sus padres (tanto los de él como los de ella) se oponían a la relación. La excusa? "ese ricachon vago solo quiere divertirse con vos, tonta!!" le recriminaba su padre. "Esa loca que anda con el que se le cruza" espetaba quien iba a ser su suegra.
 
A pesar de todo se amaban y cada tarde él la visitaba en su casa, esa misma casa donde ahora tiene su taller de costura. Llegaba con su moto, tomaban unos mates, se contaban sus cosas y se querían.
 
A veces la invitaba a dar una vuelta en moto por la zona de la estación de ferrocarril, poniéndole vértigo al paseo, al cruzar la vía con el tiempo justo para evitar ser arrollados por el tren.
 
Y así fue que una noche, cuando él volvía de la casa de ella, tal vez porque había tomado un poco de mas o porque hubiese querido quedarse con ella o porque ese era su destino, la cuestión que el tren terminó con el desafío y lo atropelló.
 
Le avisaron a ella. Paradoja del destino: un vecino la llevó en una moto hasta el hospital y pudo ver su cuerpo. Ella siempre recuerda que todavía estaba tibio. Le abrió la camisa, le acarició por última vez el pecho. Tuvo entre sus manos sus rulos que se habían desordenado en su cabeza enmarcando la rigidez que ya había tomado su mentón. Lo besó en la frente y se fue al escuchar el griterío que anticipaba la llegada de las hermanas del muerto.
 
No fue al entierro. Se quedó con su recuerdo, puso una foto en un cuadro y le preparó un altar casero donde cada día depositaba flores frescas en un frasco que hacía de improvisado florero. Eligió la foto que se habían sacado juntos en el Santuario de la Virgen de Luján, con la esperanza que la Virgencita protegiera su alma.
 
Dos amigos se juntaban en la casa de uno de ellos a tomar mate, a conversar sobre chicas y novedades de los vecinos. 
 
Uno de ellos vendía huevos, el otro tenía un buen pasar y ojos celestes. Se habían hecho amigos no recordaban como. Sea como fuere comentaron el caso del fulano que fue arrollado por el tren la noche pasada, lamentaban que había dejado la novia con los preparativos para la boda.
 
Ojos celestes dijo: quiero conocer a la novia del tipo ese!!
 
Dejate de joder!!! gritó el vendedor de huevos y se alejó molesto con la excusa de cambiar la yerba del mate.
 
Los años pasaron. Ella cosía, recordaba su amor perdido y en su descuidada casa daba abrigo a los  animales que encontraba por ahi. Tenía varios perros, un loro, algunos gatos, un pez, gallinas, un canario y hasta un sapo buscaba refugio en el terreno que alguna vez fue un jardín.
 
Una tarde llegó el vendedor de huevos a llevarle la docena que le había encargado, con un amigo que apenas lo pudo ver pues estaba al volante de una potente camioneta.
 
La semana siguiente igual y así sucesivamente hasta que una tarde el vendedor de huevos le reveló el secreto a ojos celestes, quien esa misma tarde llamó a la puerta con la caja conteniendo los huevos y allí se conocieron.
 
De ahí en mas siguieron mas o menos juntos. Ella amplió sus ingresos ya que con el aporte económico de ojos celestes pudo comprar y vender las telas, confeccionar preciosos modelos y vender medias en invierno o remeras en verano.
 
Ojos celestes la invitó a su casa. A ella no le prestaron mucha atención. Cada quien andaba sobre su propia nube en esa casa. El padre tenía la mujer de la libreta y la querida por ahí. La madre lloraba si alguien la escuchaba. 
 
A ella no le gustaba mucho ir a la casa de ojos celestes pero no decía nada. Un día empezaron a vivir juntos en la casa donde ella cosía.
 
Una vez juntos ella creyó tocar el cielo con las manos. Ojos celestes es quince años menor, pintón, rubio y que le haya dado bolilla a ella era mucho mas de lo que podía esperar. 
 
Ojos celestes le confesó que siempre había querido conocerla. Nunca pensó que vivirían juntos.
 
Juntos como están empiezan a conocer la cara fea de la realidad al perder primero los padres de ella, luego la fortuna de él, después la casa donde ella cosía, le sigue la partida de los padres de él y finalmente los ahorros de ella y una propiedad que había heredado. En el camino quedan los amigos que de a uno comienzan a alejarse al ver los negociados de ojos celestes que en  lugar de sumar beneficios solo reciben fallos negativos y significativas pérdidas económicas.
 
Ella no hace nada sin consultar a ojos celestes. La palabra de ojos celestes es verdad y punto. Los demás solo quieren estafarla.
 
Hoy por hoy ella está vieja, viviendo en una casa vieja, llena de cosas viejas, de viejos recuerdos, con una vieja foto tomada en Luján que supo tener flores frescas en alguna época. No ahora, ya no. No hay ganas ni fuerzas, siente que tiene al mundo en su contra. Menos a uno.

.

.



 

domingo, 27 de diciembre de 2015

FELICIDADES!!!!!!!

-

-


Ñ


La almacenera les desea muchas felicidades y
 
un muy buen 2016!!!!!!!!!!!!!
 
.
 
.
 
 
 

jueves, 19 de noviembre de 2015

FE

CON ESPERANZA


.

En mi alma yo sé
con honda fe
que pronto venceremos

Pronto venceremos,
pronto venceremos,
juntos lucharemos
hasta el final.

Quiero que mi país
sea feliz
con amor y libertad.

Sólo con justicia,
sólo con justicia,
nos haremos dueños
de la paz.

No tenemos miedo,
no tenemos miedo,
no tendremos miedo
nunca más.
 
.
 
" Venceremos" - María Elena Walsh
 
.
.
 
.
 
Me pareció oportuno compartir la letra de "Venceremos", en vísperas del ballottage que se realizará en el país el próximo domingo. Además - se me ocurre - es una apuesta al futuro del mundo, tan maltratado por el terror, por el miedo, por la sangre que a diestra y siniestra se está derramando en distintos lugares de nuestra casa, la única que tenemos: el planeta. Es tan difícil vivir todos en paz? con nuestras diferencias, con nuestras distintas costumbres, con nuestros distintos idiomas o modas, pero juntos y en paz.
 
.
 
 
.